Claves para lograr tus objetivos mediante la planificación semanal

por | Mar 8, 2019

¡Hola! ¿Todo bien? Espero que hayas empezado marzo con fuerza 🙂

Una vez más voy a hablarte sobre los hábitos que sigo en mi día a día y que me funcionan. También hay muchos otros que he probado y que no me han resultado útiles, así que los he abandonado. Hablaremos de eso en el futuro.

Pero en este artículo me voy a centrar en contarte el método de planificación semanal que sigo y que ya mencioné en el artículo de la semana pasada.

 

La semana como herramienta para bajar a tierra

El concepto de «bajar a tierra» algo, significa que se definen las acciones reales y tangibles que lo componen o que hacen falta para ese «algo».

Por ejemplo, si yo tengo el objetivo de adelgazar 3 kg. en un mes, inmediatamente después debo determinar que voy a hacer para conseguirlo. Debo «bajarlo a tierra», definiendo cosas como ingerir un número determinado de calorías por día, hacer ejercicio durante un periodo de tiempo definido, etc.

La mayoría de las personas que no consiguen sus objetivos o al menos acercarse a ellos, es porque no los bajan a tierra.

A principios de año es un clásico proponerse las metas habituales (dejar de fumar, ir al gimnasio…) y no es menos clásico no hacer nada por alcanzaras. No bajarlas a tierra.

Pues bien, en mi caso empleo el período temporal de una semana para bajar a tierra mis objetivos mensuales.

Tener una buena estrategia de objetivos es todo un arte que yo me estoy aplicando en dominar. Hablaremos de ella en próximos artículos, pero para el caso que nos ocupa te diré que el último nivel de objetivos que tengo son los objetivos mensuales.

Esto quiere decir que cada semana me planteo las acciones concretas que debo realizar para cumplir con mis objetivos del mes en curso.

Según de qué semana dentro del mes se trate y lo que haya conseguido hasta ese momento (si no es la primera semana), habrá que realizar unas acciones u otras.

 

Preparándose para planificar

preparandose-para-planificar

¡Vamos allá!

Después de algunas iteraciones, he llegado a la conclusión de que dos de los puntos más importantes a tener en cuenta para hacer una buena planificación son los siguientes:

  • Reservar un tiempo para la planificación.
  • Que la planificación no forme parte de aquello que estás planificando.

Son dos errores muy comunes que yo cometía al principio, así que merece la pena pararse en ellos unos instantes.

La planificación debe considerarse como una tarea más a realizar y debe tener su día asignado y su prioridad como el resto de tareas. Es una tarea importante ya que es la base para el trabajo de toda la semana, por lo que se le debe dedicar el tiempo y el esfuerzo que merece.

Además, la planificación debe hacerse antes de aquello que se está planificando. Esto parece obvio, pero es muy habitual que la planificación de un día sea la primera tarea del mismo o planificar las semanas los lunes por la mañana.

Si hacemos esto, no sólo estamos empleando tiempo que deberíamos dedicar a las tareas previstas, sino que la planificación no será tranquila y sosegada, sino rápida y acelerada pues hay que terminarla rápido para empezar a hacer tareas.

Por eso la planificación de la semana debe ser una tarea de la semana anterior.

El domingo por la tarde es un buen momento para hacer la planificación de la semana siguiente. La semana en curso ya ha terminado, por lo que es posible planificar teniendo en cuenta el estado actual del objetivo mensual.

También son unas horas en las que estaremos tranquilos y podremos realizar la planificación con la dedicación que merece.

 

A planificar

A la hora de hacer la planificación semanal, lo primero que debemos establecer es que queremos conseguir en ella. Qué cosas van a estar hechas cuando la semana finalice.

Analizando los objetivos del mes en curso y viendo en qué porcentaje los hemos cumplido, seremos capaces de fijar aquello que queremos conseguir en la próxima semana.

Estas metas que queremos conseguir en la semana hay que definirlas y escribirlas en una lista corta con cuatro o cinco elementos como máximo. Escribir las cosas ayuda a la retención, es posible su consulta posterior y además ya sabes que soy partidario de anotarlo todo.

Esta lista además es conveniente tenerla escrita en un lugar visible y de fácil consulta, para lo que te recomiendo una pizarra colocada estratégicamente para que puedas leerla todos los días.

Yo tengo esta en la entrada de mi lugar de trabajo de tal manera que la veo constantemente cuando estoy en él. Te dejo una foto de mi lista para esta semana escrita en ella.

pizarra

Primer punto cumplido 🙂

 

Día a día

El siguiente paso una vez se han fijado los objetivos semanales es determinar qué acciones hay que realizar día tras día para alcanzarlos.

Y es en este punto donde entran las listas diarias.

En una lista diaria debes apuntar las tareas que vas a realizar en un día determinado que te van a acercar a tus objetivos semanales. Como las listas diarias las haces en la planificación semanal, eres capaz de tener una visión global y prever las acciones que tienes que realizar todos los días.

Pero las listas diarias tienen otra característica importante —además de simplemente listar las cosas que tienes que hacer—, y es que también otorgan prioridades.

Como te podrás imaginar una cosa es planificar y otra es lo que sucede en la realidad con todos los imprevistos, urgencias y fuegos de todo tipo que seguro que surgirán sobre la marcha.

Ese es el motivo, al menos hasta que tengas cierta práctica, por el que tus listas diarias serán demasiado optimistas ya que no tendrán en cuenta el tiempo a dedicar a todos los imprevistos que surgirán y que en el momento de planificar la semana desconoces.

Por eso tienes que asegurarte de que como mínimo, haces todas esas tareas que más influyen en que te acerques a tus objetivos. Me refiero a aquellas que realmente te acercan a dónde quieres ir, aquellas que sabes que de verdad aportan un gran valor.

Son precisamente estas tareas a las que debes dar prioridad cada día, y por tanto son aquellas que tienes que realizar en primer lugar.

Así que tus listas diarias no sólo te dirán lo que tienes que hacer, sino que también te informarán de lo que tienes que hacer primero y lo que tienes que hacer después.

 

Revisando y actualizando

revisar-actualizar

Evolucionemos esa planificación

El último paso en este sistema de planificación semanal es revisarlo y actualizarlo.

Seguro que te suena la expresión «ningún plan sobrevive al contacto con la realidad» y es totalmente válida. Las circunstancias cambian, los escenarios cambian, incluso tú mismo cambias, por lo que tu plan también debe cambiar para adaptarse.

Para ello lo que yo te recomiendo después de probar varias combinaciones, es que revises y actualices (si es necesario) tu plan todos los días.

Y para eso, tu última tarea de cada día debe ser revisar la planificación del día siguiente. Sabiendo en qué medida has cumplido tus tareas previstas para hoy, podrás adaptar las tareas que tienes que hacer al día siguiente.

Y si haces extensiva esta práctica, también afinarás más tus objetivos semanales y mensuales. Cada vez serás capaz de planificar mejor y podrás prever con más exactitud el tiempo que tardarás en realizar tus tareas.

En otras palabras, serás capaz de hacer más cosas importantes en menos tiempo, acercarte cada vez más a tus objetivos y aprender de ti mismo, mejorando continuamente.

En definitiva, serás más productivo.

 

Cuéntame cómo lo haces tú

¿Y tú cómo lo haces? Me gustaría saber que método sigues para planificarte y qué resultados obtienes, seguro que compartiendo experiencias podemos mejorar nuestras planificaciones.

Anímate y déjame un comentario en esta entrada, en el formulario de contacto o ponte en contacto conmigo a través de Linkedin.

¡Me encantaría saber cómo te planificas!

¡Un fuerte abrazo!

Si te ha gustado comparte, ¡Gracias!

Ey, ¿No vas a dejar un comentario?

2 Comentarios

  1. Arlet

    Super interesante el aporte!!!

    Responder
    • Rubén Rojas

      Hola Arlet!
      Me alegro que te guste ¡gracias por comentar! 🙂

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *