¿Estás muy ocupado o terminas lo que empiezas?

por

Nos gusta estar ocupados. Tener siempre algo que hacer nos hace estar despiertos, seguir en movimiento, sentir que estamos aprovechando el tiempo. Pero las tareas que realmente cuentan para avanzar son las que terminamos y no las que empezamos. ¿Cómo puedes asegurarte que terminas lo que empiezas?

 

El boom de la construcción y los frentes abiertos

Todos los días en mi trayecto habitual paso por una nave a medio construir. Lleva así mucho tiempo, desde la época del boom de la construcción.

España está llena de ejemplos de edificaciones inacabadas, seguro que dónde vives también tienes una de estas construcciones cerca.

Dejar las cosas a medias es uno de los peores enemigos de la productividad. No sólo empleas recursos que no servirán para nada (como las vigas de una edificación), sino que habrás dedicado un valioso tiempo que podrías haber usado de otra manera.

Si sabes que lo que dejas a medias no te ayuda a avanzar ¿por qué sigues aceptando nuevas tareas en vez de terminar las que ya has empezado?

Hoy te voy a hablar de:

  • Lo que cuenta es lo que terminas, no lo que empiezas.
  • Deja de dedicar tiempo a eso que sabes que no vas a terminar.
  • Divide tus tareas para que puedas terminarlas fácilmente.

#2_imagen1

 

Lo que cuenta es lo que terminas, no lo que empiezas

Como nos gusta empezar cosas. Un nuevo trabajo, un nuevo cliente o un nuevo proyecto siempre estimulan y los cogemos con muchas ganas.

Lo damos todo al principio. Tenemos mucha ilusión y ganas de hacerlo bien, y la cosa normalmente empieza viento en popa.

Pero esa sensación no dura mucho. La novedad se convierte en rutina y empezamos a relajarnos, dedicando cada vez menos energía y atención al proyecto.

Y si además surgen nuevas tareas que nos dan de nuevo otro chute de ilusión y ganas, ten por seguro que el primer proyecto tiene todas las papeletas para quedar inacabado.

Pero lo que cuenta no es como empiezas sino como acabas.

No vas a poder facturar el nuevo proyecto de tu nuevo cliente si no lo terminas. De nada sirve fabricar el mejor producto del mundo si no terminas sacándolo a la venta.

Ninguna tarea te va a acercar a tus objetivos si no la acabas, y no sólo eso sino que además:

  • Habrás dedicado unos recursos que ya no podrás recuperar: y me refiero sobre todo al tiempo. Un recurso que no podrás recuperar.
  • Aumentarás tu lista de pendientes: lo que a su vez aumentará tu estrés y la sensación de ansiedad de “no llegar a todo”. Cuantas más tareas pendientes tengas, menos cosas podrás completar y la sensación de acabar el día y “no haber hecho nada” será cada vez mayor.

Y aumenta exponencialmente, porque los recursos que empleas en tareas que no terminas a su vez impiden que acabes otras tareas.

Un efecto bola de nieve en toda regla.

#2_imagen2

 

Deja de dedicar tiempo a eso que sabes que no vas a terminar.

Todos tenemos proyectos que sabemos que nunca vamos a terminar. Ya sabes a los que me refiero: esos en los que hace tiempo perdiste el interés, esos en los que veías un negocio seguro al principio o esos de clientes tóxicos que dan pérdidas desde hace bastante.

Entonces si sabes que no vas a terminarlos ¿por qué sigues dedicándoles tiempo?

Porque algún día tendrán que dar beneficios esos que al principio eran negocio seguro, o porque hay que dar servicio al cliente aunque sea tóxico ¿no?

Pues la verdad es que NO.

Deja de engañarte y de quitarte tiempo para lo que SI que vas a terminar. Es mejor que asumas que no vas a terminar todos esos proyectos y que los abandones. Del todo.

Sí, habrás fracasado en tu negocio seguro y tendrás que enfrentarte a tu cliente tóxico, pero serán pequeños precios a pagar por todo el tiempo que vas a ganar.

Haz una cuenta rápida y se sincero contigo mismo ¿Cuántas horas empleaste la semana pasada en proyectos que sabes que no vas a terminar?

Pues imagínate esas horas empleadas en eso que SI vas a terminar. Lo acabarías antes y mejor. Esto también es un efecto bola de nieve de libro.

#2_imagen3

 

Divide tus tareas para que puedas terminarlas fácilmente.

¿Tus tareas son demasiado pesadas, complejas o largas?

Entonces es normal que te cueste horrores terminarlas. Cuanto más densa es una tarea más difícil y complicado es terminarla, por no hablar de la pereza que nos da ponernos con ella.

Si una de tus tareas es “Preparar la presentación del proyecto al Comité de Dirección”, estoy casi seguro de que difícilmente vas a acabarla. La primera parte la tendrás supercurrada, pero según te acerques al final empezarás a improvisar y terminarás hablando lo que te salga en ese momento.

Y en el mejor de los casos, suponiendo que termines de preparar la presentación, lo harás 5 minutos antes de que tengas que empezar a exponer.

¿Te suena?

Es una tarea demasiado pesada, en la que perderás el interés y la motivación rápidamente.

La clave para completar cualquier tarea pesada es dividirla en tareas más pequeñas. Lo suficientemente pequeñas como para asegurarte que puedas terminarlas lo antes posible.

Así, cada pequeña tarea que completes te dejará un poco más cerca de terminar la tarea compleja de la que forman parte.

“Preparar la presentación del proyecto al Comité de Dirección” da una pereza terrible, pero “Escribir las 3 ideas principales del proyecto a presentar” es algo que puedes hacer en media hora. Estás a una tarea menos de tener tu presentación lista.

Termina pequeñas tareas regularmente y casi sin darte cuenta, habrás terminado esa tarea pesada que era difícil de afrontar.

Pero sobre todo, termina todo lo que empieces y abandona aquello que ya tienes empezado y que sabes que no vas a terminar.

¡Hacer es TERMINAR!

 

¿A qué esperas para empezar?

Lo que cuenta es lo que terminas, no lo que empiezas

  • Deja de dedicar tiempo a eso que sabes que no vas a terminar.
  • Divide tus tareas para que puedas terminarlas fácilmente.
  • Se más rentable empleando tu tiempo en lo que de verdad importa.

Apuntaté a mi Master class gratuita si quieres que te explique alguna de las técnicas de productividad que mejor me han funcionado.

Sigue mi Taller para jefes de equipo y directivos para obtener la máxima rentabilidad de tu equipo.

#1_llamada_accion_articulo

Si te ha servido y crees que puede ayudar a otras personas, puedes compartir esta entrada ¡Gracias!

¿Y tú que opinas?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *