Mejor friki y productivo que normal y estresado.

por

Los cambios siempre producen rechazo. Nos sentimos más cómodos con aquello que conocemos, que dominamos, que sabemos hacer. Recuerdo que, en mi primer trabajo justo después de salir de la universidad, tuve una fuerte resistencia por parte de las personas que ya llevaban tiempo trabajando allí. No iba a venir un chaval a decirles cómo hacer las cosas, después de años de hacerlas del mismo modo.

Sin embargo ¿cuál crees que será tu progreso si haces las cosas siempre del mismo modo?

 

Un taller raro pero productivo

Hay veces en las que te encuentras con una persona, empresa o negocio que trabaja de forma diferente. Al principio causa curiosidad y después rechazo cuando ves que no sigue los criterios “normales”, esos que se supone que hay que seguir, esos que distinguen a los raros de los que actual con normalidad.

Sólo si la curiosidad te lleva a fijarte un poco más, descubres por qué tiene una forma de trabajar diferente. Y suele ser por buenos motivos.

Y eso es precisamente lo que me pasó a mi cuando buscaba un taller para mi moto. Al principio me causó rechazo que me dieran cita para dentro de 10 días para pasar una revisión rutinaria, pero en vez de descartarle decidí saber por qué hacían tal cosa. Descubrí que era un taller raro, pero tremendamente efectivo.

Lo mismo sucede con tu forma de trabajar: si empleas técnicas de productividad y gestión del tiempo seguramente serás el “raro” de la oficina.

Pero ¿prefieres ser el más popular o terminar tus proyectos a tiempo, dejar a un lado el estrés y dejar de ir siempre con la lengua fuera?

Hoy te hablaré de:

  • Ser productivo no es trabajar más ni hacer más tareas. Es trabajar mejor y hacer aquello que tienes que hacer.
  • El tiempo no cambia las cosas. Hacer cosas cambia las cosas.
  • Ser diferente es lo contrario a ser mediocre. La mejora continua implica cambio continuo.

#6_imagen1

 

Ser productivo no es trabajar más ni hacer más tareas. Es trabajar mejor y hacer aquello que tienes que hacer.

Muchas veces cuando la gente descubre que me dedico al mundo de la productividad, me pregunta cómo puede ahorrar tiempo en aquello que hace. Cómo puede hacerlo más rápido, de forma que obtenga algo de tiempo para hacer eso que tiene pendiente desde hace bastante.

Es decir, busca hacer lo que hace más rápidamente para así tener tiempo para lo que realmente quiere hacer.

¿Tú también crees que aquí hay algo que falla?

Por supuesto que no tiene nada de malo hacer lo mismo en menos tiempo. Hay técnicas muy efectivas para aprovechar mejor el tiempo, para ser más eficaz haciendo lo que haces.

Hay personas a las que alegraría el día si les demostrara que pueden gestionar su correo electrónico en la mitad de tiempo que están empleando.

Todo eso está muy bien, pero la idea de base está al revés.

No se trata de hacer todo lo que haces más rápidamente para tener tiempo para lo que realmente quieres hacer, sino tener claro que es lo tienes que hacer sí o sí y después si aún tienes tiempo plantearte otras cosas.

Por eso:

  • No intentes hacer más rápido lo que ya haces, sino plantéate si de verdad tienes que hacerlo.
  • Sólo hay un puñado de tareas vitales que tienes que hacer cada día, el resto puede esperar.

Seguro que muchos días analizando cómo ha ido la jornada, has llegado a la conclusión de que has sido muy productivo porque has hecho un montón de cosas.

Pero no avanzas más por hacer muchas cosas, sino por hacer muchas cosas relevantes para conseguir tus objetivos.

#6_imagen2

 

El tiempo no cambia las cosas. Hacer cosas cambia las cosas.

A menudo se dice que el tiempo lo cambia todo. Sin embargo, el tiempo por sí mismo no tiene la facultad de cambiar las cosas, es lo que hacemos con ese tiempo lo que provoca el cambio.

Por eso hay personas que cambian su realidad rápidamente, que necesitan grandes intervalos de tiempo para hacerlo o que no la cambian en absoluto por mucho tiempo que pase.

También se suele decir en el entorno profesional que la experiencia es un grado o que los años de experiencia avalan el buen hacer de una compañía.

Y no es cierto. Más tiempo otorga más posibilidades de progresar que un tiempo escaso, pero por si solo no garantiza un avance, ni la calidad de un trabajo, ni la retribución de un profesional.

Si quieres cambios tienes que hacer cambios, porque si haces lo de siempre sucederá lo de siempre.

Seguro que conoces a alguna persona que ha avanzado muy rápidamente en su carrera profesional ¿te has parado a analizar que ha hecho para conseguirlo? ¿qué técnicas o métodos ha empleado?

Normalmente nos conformamos con pensar que ha tenido suerte.

Pero la realidad es que ha hecho las cosas de forma diferente. Seguramente durante un tiempo fue el “raro” de la oficina, el que usaba técnicas y prácticas diferentes al resto, el que tenía las ideas más locas, el que no iba por el mismo camino que seguía todo el mundo.

Ten en cuenta que:

  • Ser el friki de la oficina no garantiza el éxito, pero no cambiar nada sí garantiza que todo seguirá exactamente igual.
  • El mejor momento para aplicar cambios destinados a mejorar es ahora. Más tiempo haciendo lo mismo sólo garantiza menos tiempo para mejorar.

#6_imagen3

 

Ser diferente es lo contrario a ser mediocre. La mejora continua implica cambio continuo.

La mediocridad tiene mala fama. La usamos como algo peyorativo, pero en realidad significa «en la media».

Ser mediocre no es malo ni tampoco bueno, sino es estar exactamente en la media. Lo que coloquialmente se conoce como ser «del montón».

Aun así, estar en la media implica tener que mejorar continua porque la media se eleva cada día. El entorno profesional se mueve y evoluciona muy deprisa y nosotros debemos evolucionar con él.

Así que hay personas que se esfuerzan por no quedarse atrás, y también hay personas que se esfuerzan por ir por delante.

¿A qué grupo crees que perteneces tú? ¿Aceptas con resignación el nuevo software implantado en tu empresa? O ¿Fuiste tú quién recomendó implantarlo porque crees que os puede hacer más eficientes?

La mejora continua implica cambio continuo y el cambio a su vez implica ser diferente.

¿Prefieres ser del montón y seguir exactamente dónde estás ahora o ser diferente y tener la posibilidad de mejorar todos los días?

No te voy a engañar. La mayoría de las cosas que pruebes no funcionarán.

Algunas tendrás que ajustarlas y otras tendrás que desecharlas, pero habrá un pequeño grupo que realmente suponga un avance en tu productividad y eficiencia.

Sólo te pido que pruebes, que cambies cosas, que compruebes si esa técnica a ti te va bien o tienes que pasar a otra.

Eso hará que seas el friki de la oficina ¿pero prefieres no serlo y renunciar a ser mejor y acercarte a tus objetivos?

#6_imagen4

 

¡Ponte en marcha ya!

Ser productivo es hacer aquello que tienes que hacer.

  • El tiempo por si solo no cambia nada, lo que hagas con él es lo que importa.
  • No ser mediocre implica hacer las cosas de forma diferente
  • Se más rentable empleando tu tiempo en lo que de verdad importa.

Si te apuntas a mi Master class gratuita te contaré alguna de las técnicas de productividad que mejor me han funcionado.

Sigue mi Taller para jefes de equipo y directivos para obtener la máxima rentabilidad de tu equipo.

llamada_accion_articulo

Si te ha servido y crees que puede ayudar a otras personas, puedes compartir esta entrada ¡Gracias!

¿Y tú que opinas?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *