Secretos para convertir tu descanso en tu actividad más productiva

por

¡Hola! ¿Qué tal?

¿Cómo ha ido el segundo trimestre del año? Espero que hayas cumplido tus objetivos trimestrales y que los anuales vayan según lo previsto 🙂

En este blog hemos tratado muchos temas relacionados con la productividad, pero hasta ahora no habíamos mencionado nada de algo muy importante para nuestro rendimiento: el descanso.

Así que ¡vamos con ello!

 

El infravalorado

A poco que busques un poco por la red encontrarás multitud de artículos que tratan sobre la importancia de descansar bien. Todos coinciden en que un buen descanso es fundamental para tener un buen rendimiento, y es algo que conocemos, aceptamos y asumimos.

Sin embargo, aunque somos conscientes de ello ¿realmente hacemos algo para aplicarlo? Por mi experiencia, pocas personas se toman su descanso con la seriedad que merece.

 

Descanso productivo

La realidad es que el descanso es uno de los factores que más influyen en la productividad. Si no descansamos adecuadamente no tendremos ni la energía ni la atención suficientes para afrontar las tareas de mayor intensidad.

Y son precisamente estas tareas las suelen tener una mayor importancia.

Por eso no debemos subestimar lo que un descanso adecuado puede suponer para nuestra eficiencia, aunque sus efectos no sean inmediatos ni fácilmente medibles.

Así que en este artículo me gustaría proponerte que planifiques tus períodos de reposo como una tarea más de tu día a día, de tal forma que te asegures que tus condiciones son las óptimas para ser productivo y eficiente.

Si normalmente haces todo lo posible por ser productivo y dar el máximo en tus tareas «estándar», lo mismo debes aplicarlo a tus descansos. O en otras palabras si trabajas a tope, también debes descansar a tope.

 

Forjar el plan

forjar-el-plan

Nada como un buen plan que sale bien

Para hacer un buen plan de descansos productivos, he decidido dividirlos en tres tipos de la siguiente forma:

  • Sueño: correspondiente a los períodos en los que estás durmiendo.
  • Breaks: lapsos de tiempo entre periodos de trabajo en los que haces una pausa en tus tareas habituales.
  • Tiempo libre: espacios de tiempo de larga duración dedicados al ocio y actividades lúdicas en general.

Cada uno de estos tipos tiene un cometido diferente, por lo que te propongo que los planifiques también de distinta forma.

El sueño tiene como misión preparar tu cuerpo físicamente para el esfuerzo que va a realizar posteriormente. Esta afirmación incluye también la mente como parte del cuerpo, es decir desde un punto de vista biológico

Los breaks persiguen distraer tu mente de aquello que estás haciendo y ocuparla temporalmente con una tarea diferente y de baja exigencia intelectual. Nuestra capacidad de atención https://www.biffwin.com/blog/interrupciones-en-el-trabajo/ es limitada y sólo podemos estar «enchufados» durante periodos cortos de tiempo, después de los cuales necesitamos un pequeño descanso.

Por eso es importante identificar cuanto duran estos periodos y planificar breaks que nos permitan su alternancia de forma efectiva.

El tiempo libre por su parte, además de poder contribuir al descanso físico, tiene como finalidad principal la «desconexión» de nuestras rutinas. Se trata de etapas en las que abandonamos momentáneamente nuestros hábitos y costumbres, cambiándolos por tareas de baja exigencia física e intelectual. Estos lapsos de tiempo son importantes porque además de su función principal, estimulan la imaginación y la creatividad.

Si te paras durante a un instante a pensar en las mejores ideas o decisiones de tu vida, probablemente descubrirás que las tomaste durante vacaciones o fines de semana.

 

A dormir

El tiempo dedicado al sueño es quizás el más infravalorado de los tres tipos de descanso. Solemos darle importancia a aprovechar al máximo los fines de semana y vacaciones, así como de cumplir con los breaks previstos en nuestra jornada laboral. Sin embargo, no nos fijamos tanto en dormir las horas que debemos ni en que nuestro sueño sea de calidad.

No obstante, es sabido que dormir bien es fundamental para el rendimiento del día siguiente.

Por eso te propongo las siguientes pautas para planificar tu sueño:

  • Fija cuanto tiempo vas a estar durmiendo. Entre 6 y 8 horas es lo recomendado, dependiendo de la persona. Una vez hayas decidido cuál es el tiempo óptimo para ti, debes cumplirlo todos los días.

Y cuando digo todos es todos los días. Sin excusas.

Si das al sueño la importancia que tiene y le dedicas el tiempo suficiente, tu productividad y eficiencia aumentarán considerablemente.

  • Ten horarios fijos. Establece un momento para acostarte y otro para levantarte y mantenlos todos los días. Tu cuerpo se acostumbrará a esta rutina y te será fácil dormirte y levantarte por la mañana una vez te hayas habituado a ella. Descansarás mejor y madrugar dejará de ser una tortura.

Cumpliendo únicamente estos dos puntos, te garantizo que tu descanso y tu rendimiento posterior mejorarán notablemente. ¡Anímate y pruébalo! 🙂

 

Los breaks

breaks

Un clásico de los breaks

La planificación de los breaks va a depender tu capacidad de atención y de la tarea que estés realizando. Cuanto más pesada sea la tarea, menos tiempo podrás estar «enchufado» en ella.

Por eso, debes descubrir cuánto es ese tiempo en tu caso con el objetivo de poder hacer los breaks en su momento justo. Lo habitual es que el tiempo máximo que podemos estar concentrados en una tarea oscile entre 20 y 45 minutos.

Este tipo de descansos para que sean efectivos deben cumplir dos condiciones fundamentales:

  • Que sean cortos. Para optimizar su efectividad te recomiendo que duren un máximo de un 20% del tiempo dedicado a la tarea principal. Así, para un tiempo concentrado de 30 minutos sería suficiente un break de 5 o 6 minutos.
  • Que realmente supongan una ruptura con la tarea principal que estamos haciendo. El objetivo es despejar la mente, por lo que debemos hacer algo lo más diferente posible a nuestra tarea principal.

Por ejemplo cuando quiero hacer un break de la tarea de escribir un artículo para Biffwin (siempre escribo por las mañanas a primera hora), hago café, preparo mi bolsa para hacer deporte o decido que ropa usaré hoy.

 

Tiempo libre

Cuando dispongas de periodos de descanso más largos, te recomiendo que los planifiques para asegurarte que realmente «desconectas».

Si pasas tu tiempo libre simplemente «sin hacer nada», cuando este acabe tendrás la sensación de que ha durado muy poco y que no has descansado lo suficiente.

Cuando tienes un buen plan para estos períodos, disfrutas más, te lo pasas mejor y el descansas de forma más efectiva.

Seguro que recuerdas más un fin de semana en el que llevaste a cabo un plan atractivo, que otro en el que te quedaste en el sofá viendo las horas pasar.

 

Que descanses

Antes de que te tomes un break de la lectura de este artículo, anímate y dime en los comentarios si empleas algún método para aumentar la efectividad de tus descansos.

¡Un fuerte abrazo!

Si te ha gustado comparte, ¡Gracias!

Ey, ¿No vas a dejar un comentario?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *