Consejos para desestandarizar tus hábitos: ahorra tiempo todos los días

por | Feb 1, 2019

¡Hola! ¿Cómo estás?

¿Preparad@ para otra batallita temporal? Hoy te quiero contar algunas cosas relacionadas con el ahorro de tiempo. ¡Vamos allá!

Hace algunos años vivía en Madrid, la ciudad más poblada de España. Es una ciudad pequeña si la comparamos con otras grandes urbes mundiales, pero a mí me parecía bastante agobiante. Nunca me han gustado las multitudes.

Así que, en cuanto pude me mudé a un sitio más pequeño, pero el tiempo que pasé en Madrid me sirvió, entre otras cosas para observar pautas de comportamiento social en grupos más o menos grandes de personas.

No tengo ni idea de sociología (habrá que encontrarle un hueco en el tiempo que destino a mi formación), pero no por eso deja de fascinarme el hecho de que la mayoría de las personas siguen pautas similares a lo largo de su vida.

 

Vida estándar

No hay que ser demasiado observador para darse cuenta de que nuestra vida y la de la mayoría de las personas de nuestro entorno sigue más o menos los siguientes pasos:

  • Estudia para obtener conocimientos demandados por el mercado laboral
  • Trabaja hasta obtener un buen sueldo
  • Forma una familia
  • Se jubila y empieza a disfrutar de la vida (con el tiempo que tengas después de cuidar a los nietos)

No digo que este esquema de vida sea malo ni tampoco bueno, sino que existe y es el que todos nosotros aceptamos como «normal».

Este modelo general tiene a su vez una infinidad de esquemas más pequeños que hacen que todo funcione como una máquina bien engrasada.

 

Race against the rats

carrera-de-la-rata

Un roedor en forma

Uno de estos esquemas es la llamada «carrera de la rata». El término lo popularizó Robert Kiyosaki en su libro “Padre rico, padre pobre”.

Tiene que ver con los hábitos financieros de la sociedad capitalista, o traducido al lenguaje de este artículo a la estandarización de nuestra relación con el dinero.

Kiyosaki observó que la mayoría de las personas están en una rueda financiera que es más o menos así:

  • Necesito bienes materiales
  • Me endeudo para conseguirlos
  • Empleo mi tiempo en generar dinero para pagar las deudas
  • Necesito más bienes materiales
  • ….

Así que se le ocurrió una analogía de este proceso con un roedor corriendo en la rueda de su jaula.

Es un concepto muy interesante para escribir artículos o para una larga charla frente a un café humeante, pero en esta entrada sólo me interesa el hecho de que es un esquema que siguen la mayoría de las personas.

 

Hábitos compartidos

Este modelo de vida compartido hace que sucedan cosas en el día a día que ya hemos aceptado e interiorizado como normales e inmutables.

Los atascos de tráfico a la misma hora en los mismos sitios, las mismas conversaciones en las pausas del café, el mismo consumo de televisión nocturna, la misma forma de divertirse el fin de semana, etc.

Como te comentaba unas líneas más arriba, este hecho por sí mismo no es negativo ni positivo, ya que en realidad no nos hemos parado a reflexionar si esa es la vida que realmente queremos para nosotros.

 

No gastes tu tiempo

Como sabes si has cotilleado mínimamente en esta web, soy un firme defensor del tiempo como un recurso valioso. Y los recursos valiosos no deben malgastarse.

Así que, debemos analizar si estamos empleando nuestro tiempo en lo que realmente queremos. En este punto debo recordarte que el tiempo pasado nunca estará disponible de nuevo para emplearlo en otra cosa. Sólo hay una oportunidad para acertar.

La realidad es que la mayoría de las personas no nos planteamos en serio este tema.

Gastamos nuestro tiempo en modo piloto automático dejándonos llevar hacia la «vida estándar», en vez hacer un ejercicio de reflexión para emplearlo más adecuadamente.

 

Reflexionando

Una vez que fui consciente de que era un pequeño hámster ejercitando sus extremidades, me empecé a plantear ciertos cambios para emplear más tiempo en aquello que realmente quería hacer.

Quédate un rato más en este artículo, porque te voy a contar algunos de los pasos que he dado yo para disponer de más tiempo «desestandarizando» poco a poco mi vida.

El proceso aún sigue su curso, ya sabes que soy un acérrimo iterador.

 

Empezando desde abajo

Lo primero que me propuse fue si podía ganar tiempo que haciendo aquellas tareas necesarias más comunes que hace la mayoría de la población, pero en esos momentos en el que muy poca de esa población las está llevando a cabo.

Me estoy refiriendo principalmente a los horarios.

Por ejemplo, el 99% de la población entra a trabajar a las horas en punto o y media. En España las horas más comunes para iniciar la jornada laboral son las 8:00, 8:30, 9:00 y 9:30.

Si a este horario le sumas el mismo sitio como polígonos industriales, centros de negocio y otros lugares con usos profesionales, el resultado son aglomeraciones de personas intentando acceder al mismo tiempo al mismo sitio. Y lo mismo sucede con la hora de comer y de salir.

Son lo que se conoce como «horas punta».

Así que mi primera acción fue intentar evitar las horas punta. Eso me podría ahorrar tiempo de atascos de tráfico, búsqueda de aparcamiento, colas en transportes públicos, etc. Y de paso seguro que mi humor en esas franjas horarias iba a mejorar.

Me sorprendí del tiempo que se puede ahorrar de empezando la jornada laboral a las 8:15, cuando casi nadie la empieza, en vez de a las 8:30 que es cuando la empieza todo el mundo.

El siguiente paso lógico fue aplicar el mismo principio a otras actividades comunes, como ir a comer antes de las 14:00, al gimnasio a primera hora de la mañana o al supermercado cualquier día que no sea sábado.

Haciendo cuentas, sólo con estos cambios he ahorrado entre 4 y 6 horas a la semana.

 

Ajustando actividades para maximizar su eficiencia temporal

ajustando-actividades

Hola, ¿vienes mucho por aquí?

El siguiente paso fue analizar mis rutinas más estándar y plantear cómo podía optimizarlas.

Descubrí muchas cosas interesantes y me gustaría compartir contigo las más llamativas:

 

Entretenimiento audiovisual

Los españoles hemos pasado 234 minutos de media al día viendo la televisión durante 2018. Es un dato escalofriante.

Si asumimos que la mayoría de ese tiempo está dedicado al entretenimiento, veamos si es posible encontrar una alternativa que nos aporte lo mismo pero sea más barata en tiempo.

El entretenimiento que aporta la televisión puede ser sustituido por servicios en streaming o contenido audiovisual de la red. Algo que realmente queramos ver y que el tiempo dedicado a la publicidad sea razonable o directamente inexistente (por ser un servicio de pago).

Con 120 minutos al día es más suficiente para ver un capítulo de una serie, un programa pregrabado (sin publicidad) e incluso una película entera.

Dos horas más de tiempo para nosotros.

 

Información

¿Realmente es necesario estar informado constantemente de la actualidad?

Salvo que tú trabajo (o tu pasión) esté relacionado con el periodismo, la respuesta es no.

No me entiendas mal, no estoy diciendo que haya que ignorar la realidad que nos rodea, pero: ¿es necesario ver todos los días el telediario, leer el periódico y consultar tu app de noticias?

Yo he descubierto que con hacer un repaso semanal de la actualidad en aquellos temas que realmente me interesan, es más que suficiente para estar correctamente informado.

Y para ese repaso es suficiente con emplear una hora.

Más tiempo ahorrado para sumar.

 

Sobrecarga de comunicación

Echa un vistazo a las aplicaciones que más usas en tu dispositivo móvil. Descubrirás que son aquellas que te permiten comunicarte con otras personas: mensajería, redes sociales, correo electrónico, etc.

Todas esas aplicaciones constantemente reclaman tu atención con alertas y notificaciones varias.

Atender todos esos avisos en el instante en el que se producen consume mucho tiempo, y el valor que aporta hacerlo así es mínimo o nulo respecto a hacerlo en otro momento.

Prueba a silenciar tu dispositivo (sí, ¡estoy hablando en serio!), y a atender a todas las actualizaciones de tus apps de comunicación de golpe en varios momentos del día que previamente habrás definido y planificado.

Ninguno de tus contactos notará la diferencia y tu aumentarás la cuenta de tu tiempo ahorrado.

Y no te preocupes, si realmente hay un tema que necesite una respuesta inmediata te llamarán por teléfono, o ¿tu comunicas muchos asuntos urgentes por Whatsapp?

 

Tú decides

La decisión de llevar una vida más o menos estándar sólo depende de ti, pero a la hora de tomar esa decisión ten en cuenta cómo puede afectar eso a tu tiempo disponible. Ese tiempo que nunca volverá para que lo emplees en otra cosa.

¡Un fuerte abrazo!

Si te ha gustado comparte, ¡Gracias!

Ey, ¿No vas a dejar un comentario?

3 Comentarios

  1. Berta

    Super interesante el post!!!

    Responder
    • Rubén Rojas

      Hola Berta!
      Me alegro que te haya servido, ¡gracias por comentar! 🙂

    • Katty García

      Gracias Rubén, por estos tips bastante prácticos!!!

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *