Como sacar ventaja de tu jefe

por | Ene 17, 2019

Si sueles consultar información relacionada con el emprendimiento y el autoempleo, te habrás dado cuenta que un concepto que se repite sistemáticamente es ser tu propio jefe.

De hecho, es uno de los objetivos más atractivos del emprendimiento: hacer las cosas sin que nadie te diga cómo hacerlas y sin tener que rendir cuentas a un tercero.

Personalmente no estoy de acuerdo con estas afirmaciones.

Coincido en que el hecho de tener jefe supone una pérdida de libertad a la hora de tomar decisiones y realizar tareas, pero también tiene otras propiedades que se pueden aprovechar para sacar ventaja de tener jefe.

En este artículo voy a explicártelo todo. Vamos allá.

 

¿Qué es un jefe?

Aunque cada uno es diferente, todos comparten las siguientes componentes principales:

  • Tienen al menos una persona a su cargo.
  • Son responsables de los resultados de las personas a su cargo.
  • Son responsables de que el trabajo realizado por las personas a su cargo esté alineado con los valores de la compañía.
  • Son responsables de maximizar la productividad de las personas a su cargo.

Revisando estas características, se puede deducir que su función principal es gestionar personas con el objetivo de hacerlas más eficientes en su trabajo.

 

¿Cuáles son sus características?

Para que un jefe pueda influir positivamente sobre las personas a su cargo debe cumplir alguno de estos requisitos:

  • Tener más capacidad para gestionar personas que los empleados a su cargo.
  • Tener más conocimientos teóricos sobre el trabajo a realizar que las personas a su cargo.
  • Tener más conocimientos prácticos (experiencia) sobre el trabajo a realizar que las personas a su cargo.
  • Tener más conocimientos e implicación en la compañía que las personas a su cargo.

Cuantos más de estos requisitos cumpla más completo será, haciendo especial hincapié en su capacidad para gestionar personas ya que esta es su función principal.

En este artículo no vamos a hablar de aquellos jefes que por diversos motivos no cumplen ninguna de estas características. Son una excepción y como tal los trataremos en futuros artículos.

Ya sabemos que es un jefe y cuáles son sus características, pero:

 

¿Por qué tienes jefe?

¿Por qué tienes jefe?

Yo también quiero un casco negro…

Si estás al cargo de otra persona, es porque esta cumple alguna, varias, o en el mejor de los casos todas las características que hemos visto en el punto anterior.

Eso quiere decir que tu jefe tiene más conocimientos técnicos y/o experiencia que tú en el trabajo que realizas, o sabe aplicar los valores y objetivos de la compañía más eficientemente que tú, o quizás sea un crack liderando, dirigiendo y motivando personas.

Ya sabemos que caracteriza a los jefes y por qué tenemos uno, veamos ahora qué implica todo esto.

 

Ventajas e inconvenientes de tener jefe

Lo habitual en estos casos es pensar más en lo negativo que en lo positivo, así que tratemos de hacer un análisis lo más neutro y objetivo posible.

Entre los inconvenientes podríamos destacar:

  • Las acciones que podemos realizar están limitadas por las indicaciones de otra persona.
  • Las decisiones que podemos tomar se enmarcan dentro de los límites de nuestras tareas concretas.
  • El nivel de responsabilidad que tenemos lo decide otra persona

En el otro lado de la balanza, las principales ventajas son las siguientes:

  • Únicamente hay que preocuparse por la calidad del trabajo propio.
  • Las tareas a realizar están definidas y acotadas.
  • Hay una persona cercana de la que se puede aprender y que puede ser de gran ayuda para mejorar profesionalmente

Si repasamos los motivos por los que se tiene un jefe, llegamos a la conclusión de que es una persona capaz de aportar más valor a la compañía que uno mismo.

Llegar a este razonamiento es duro, pero una vez que se es consciente de lo que implica podemos plantearnos responder la pregunta origen de este artículo: ¿cómo sacar ventaja de tener jefe?

 

Aumenta tu valor

Si quieres mejorar como profesional, aprovecha el hecho de tener jefe y empléalo como trampolín para tus propias metas profesionales.

Para ello te propongo los siguientes pasos:

 

Analiza

Investiga a tu jefe. Interésate por sus responsabilidades y tareas. Descubre cuáles son sus proyectos, objetivos y a quién debe reportar sus resultados.

Tu objetivo es descubrir cuál es el valor que aporta, qué beneficio claro otorga a la compañía, cuáles son los resultados que consigue y por qué es la persona idónea para el puesto que ocupa.

Es posible que al principio sea difícil este análisis, pero debes partir de la premisa de que el rol que tiene cada persona dentro de una compañía es el óptimo en el momento actual según sus habilidades y capacidades. Ninguna compañía de forma consciente se sabotea a sí misma.

Por tanto, líbrate de prejuicios y opiniones y realiza este análisis asumiendo que cada persona ocupa el cargo más idóneo para ella dentro de la compañía.

 

Saca ventaja

Saca ventaja

¡Voy por delante!

Ha llegado el momento de empezar a sacar ventaja de tener jefe. Ahora que ya sabes qué es lo que aporta a la compañía y por qué, es el momento de preguntarse ¿cómo podría yo aportar lo mismo o más que él?

Si quieres aumentar el valor que aportas a tu compañía y tienes jefe, estás de suerte pues dispones de una persona en el día a día de quién aprender.

Identifica sus puntos fuertes y utilízalos para mejorar tus capacidades y aptitudes.

  • Pregúntale sobre asuntos técnicos y prácticos relacionados con tus tareas. Descubre como puede ayudarte a ser más eficiente y productivo.
  • Interésate por la filosofía, valores y objetivos de la compañía que tu jefe conoce con más profundidad que tú. Si estás alineado con la compañía, tus resultados también lo estarán.
  • Fíjate en como interactúa con el resto de las personas del equipo, en cómo las gestiona para obtener los mejores resultados. Mejora tu trabajo en equipo y mejorarás tu rendimiento personal.

En una palabra: Transforma a tu jefe en tu mentor.

 

Cambia tu visión

Después de lo que hemos visto en este artículo, ¿por qué no sacar ventaja del hecho de tener jefe?

Para hacer eso debes alejarte de la imagen del superior como alguien que existe casi para molestarte y que hay que sufrir con resignación. Destierra la visión negativa y empieza a enfocarlo desde un punto de vista más positivo.

Plantéate lo que te puede aportar tu jefe para mejorarte como profesional.

No necesariamente tendrán que ser habilidades y acciones a imitar, sino que en el proceso de aprendizaje también debes ser capaz de identificar aquello que debes evitar o que no te aporta en tu proceso de mejora.

Así que en vez de querer perderle de vista, saca ventaja de tu jefe haciéndote las siguientes preguntas: ¿he aprendido todo lo que podía de él?, ¿soy capaz de aportar el mismo valor a la empresa que él?, ¿qué habilidades tendría que desarrollar para ocupar su puesto?

Convierte a tu jefe en tu aliado para mejorar, pues de tu trabajo y rendimiento dependen directamente sus resultados.

Entonces, ¿estás dispuesto a empezar a sacar ventaja de tu jefe?

¡Un fuerte abrazo!

Si te ha gustado comparte, ¡Gracias!

Ey, ¿no vas a dejar un comentario?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *