CALIDAD antes que cantidad en tu búsqueda de empleo

por

Te has apuntado a un montón de ofertas. Al principio las apuntabas en un Excel en el que reflejabas el origen, la fecha de envío y otra información útil relacionada con cada oferta.

Pero como te llamaban de muy pocas ofertas en relación a todas a las que te habías apuntado, empezaste a apuntarte a más ofertas. Y luego a muchas más. Y luego a todas aquellas que remotamente tuvieran algo que ver con lo que buscabas.

El Excel se volvió demasiado pesado como para seguir usándolo, así que dejaste de hacerlo. Ya no tienes un registro fiable de las ofertas a las que te apuntas, porque son tantas que tardarías más en registrarlas que en apuntarte a ellas.

¿Te resulta familiar este proceso?

 

Tu búsqueda de empleo y las llamadas “sorpresa”

Seguro que más de una vez te han llamado en relación a una oferta de empleo, y no tenías ni idea de dónde te estaban llamando.

Disculpe… ¿de qué empresa dice que me llama? ¿podría recordarme la oferta de empleo?

Yo he hecho esas preguntas en alguna ocasión, y no he conseguido trabajar en ninguna de las empresas a las que se las pregunté.

Y es que es cuando algo no funciona tendemos a pensar que obtendremos mejores resultados si recurrimos a la “fuerza bruta”, si nos basamos en la cantidad.

Porque si tenemos más opciones disponibles, será más fácil que consigamos un resultado positivo ¿no?

Pues no. O al menos, en mi experiencia tanto buscando empleo como buscando a trabajadores esta estrategia no funciona.

Hoy te hablaré de:

  • Apuntarse a todo y el punto de vista del empleador
  • Tú también tienes requisitos
  • Reduce tu nicho

#12_imagen1

 

Apuntarse a todo y el punto de vista del empleador

Cuando yo como empresario he estado reclutando o ampliando a mi equipo, he recibido ofertas de todo tipo.

Da igual que fueran respuestas a ofertas de empleo o candidaturas espontáneas, porque la gran mayoría eran mensajes genéricos sin ninguna personalización. A veces, ni siquiera se mencionaba el nombre de la empresa a la que se dirigían.

Se trataba de comunicaciones de personas que se apuntaban a todo. Literalmente.

En nuestra búsqueda de programadores informáticos, he recibido Curriculums de periodistas, pintores, limpiadores o administrativos. Y yo les contestaba a todos. Puede que tardara un tiempo, pero siempre lo hacía.

Les preguntaba que pensaban que podían aportar a la empresa, teniendo en cuenta que su perfil profesional no tenía nada que ver con lo que hacíamos.

¿Qué crees que me contestaban?

Efectivamente. La mayoría de ellos nunca respondieron a mi mensaje. Una pequeña parte me contestaron que se habían equivocado de destinatario, y una ínfima parte de valientes me decían que eran conscientes de su perfil profesional no era adecuado, pero que podían aprender lo que fuera.

Algo parecido sucedía con las personas a las que llamaba y que no recordaban la oferta a la que se habían apuntado. Les preguntaba por qué se habían apuntado a algo que no eran capaces de recordar.

Y no podía dejar de pensar que su actitud sería similar en el trabajo, que podrían la misma atención y cuidado en su actividad profesional que habían puesto en su búsqueda de empleo.

¿Tú hubieras pensado algo diferente?

Ten en cuenta que:

  • Lo que transmites en tu búsqueda de trabajo es lo que determina la visión que tiene el empleador de ti.
  • Si no eres selectivo y cuidadoso en tu búsqueda ¿por qué debería pensar el empleador que vas a serlo luego?

#12_imagen2

 

Tú también tienes requisitos

Buscar empleo es una actividad que va en dos direcciones. El candidato busca un empleo y el empleador busca la persona ideal para un puesto.

Entonces ¿por qué tiene que haber requisitos sólo por parte del empleador?

Tú también tienes que encajar en tu puesto de trabajo, debes estar a gusto y contento con el trabajo que desempeñas. Es algo importante para ti, pero también para tu empleador porque cuanto más contento estés, más productivo y rentable serás para la organización en la que trabajas.

Así que te animo a que tú también pongas requisitos a tus empleadores, y a que sólo presentes tu candidatura a aquellos que cumplan con tus requisitos.

De esta forma tu oferta será mucho más detallada, más personalizada para cada uno de tus empleadores. No sólo serás capaz de saber de dónde te están llamando, sino que conocerás las características de la organización y del puesto ofertado.

Te apuntarás a menos ofertas, pero cuando te llamen de una de ellas tu empleador escuchará a una persona comprometida, interesada y que sabe de lo que está hablando.

La cantidad de puestos a los que optarás será menor, pero tu posibilidad de optar a ellos será mucho mayor.

Por tanto:

  • Decide qué requisitos debe cumplir tu empleador
  • Presenta tu candidatura sólo a ofertas de empleadores que cumplan con tus requisitos

#12_imagen3

 

Reduce tu nicho

El mundo profesional actual tiende a la especialización. Cada vez hay profesiones más específicas y las que ya existían se han dividido para especializarse en una parcela en concreto.

Entonces ¿por qué seguir siendo generalista en tu búsqueda de empleo?

Si tu empleador busca un especialista y tú te apuntas a todo, la probabilidad de que puedas resolver su necesidad cae en picado.

Por eso debes apuntar bien en tu búsqueda.

Además de reducir las ofertas a las que te presentarás poniendo requisitos a tus empleadores, debes tener en cuenta cuál es tu especialidad.

Que es aquello en lo que destacas, lo que te diferencia, lo que sabes hacer muy bien de forma rápida y eficaz. Si te cuesta identificarlo, piensa en lo que has hecho en tus últimos trabajos ¿qué problema o necesidad has resuelto?

Imagina la tasa de éxito que puedes obtener si te diriges sólo a las ofertas de empleo en las que se solicite un especialista con tus características.

Cuando recibas la llamada de tu empleador, no sólo conocerás de dónde te están llamando, y conocerás las características de la organización y del puesto ofertado, sino que sabrás cómo puedes resolver su necesidad o solucionar su problema.

Y eso es exactamente lo que tu empleador quiere escuchar.

#12_imagen4

 

¡Empieza a actuar HOY!

  • Apuntarse a todo no aumenta tus posibilidades
  • Tu empleador también tiene que cumplir requisitos
  • Especialista mejor que generalista

¿Quieres saber qué tiene que ver la productividad con la búsqueda de empleo? Contacta conmigo por Linkedin.

¿Quieres ver un ejemplo de un plan de acción para tu búsqueda de empleo? Echa un vistazo a la grabación del webinar de gestión del tiempo y búsqueda de empleo.

Si te ha servido y crees que puede ayudar a otras personas, puedes compartir esta entrada ¡Gracias!

¿Y tú que opinas?

2 Comentarios

  1. Yolanda

    Hola vengo del curso de udemy de productividad, muchas gracias por compartir gratuitamente, me gustó lo preciso que fué, ahora vengo al blog y veo muchos artículos que me vienen como anillo al dedo, gracias y saludos desde México.

    Responder
    • Rubén Rojas

      Hola Yolanda!

      Feliz de haberte podido ayudar a ser más productiva! 🙂

      Un abrazo

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *